¡Vamos a jugar! 

Nos encanta ver los juegos en la tele y en el estadio , vivir la victoria de tu equipo favorito como si fuera tuya, y nos quedamos embobado viendo el partido, como si de eso dependiera que se gane o pierda el juego, dando nuestra mayor concentración en éste, eso sí, mientras tanto, me tomo una chela y algunas botanas, platico y comento con los amigos sobre los buenos jugadores y el árbitro vendido. 
Y así es como se debe de jugar, los juegos de tu vida diaria y que por lo regular juegas solo. 

Pero en la vida no importa si ganes, pierdas o empates, lo que en realidad importa es que sigas jugando, independientemente de tu récord personal, ya que en la vida como el domingo de fútbol , para ganar siempre hay que volver a lo básico, cambia las reglas, haz un poco de trampa, concéntrate y toma un descanso, pero nunca dejes de jugar.

Juega duro, juega rápido, libre y desinteresadamente y disfrútalo mucho. Juega como si no hubiera un mañana, luego de esto habla de tu juego, de tus tiradas, de tus fallas, porque eso ayuda a entender mejor tu juego y no volver a fallar un gol.

Ya que no se trata de ganar o perder, sino de cómo te desempeñas en el juego, y que nunca nunca dejes de jugar.

Deja un comentario

Your email address will not be published.