La felicidad no sabe siempre a vainilla

Todos hablan de la búsqueda de la felicidad, que a veces, la confunden con la búsqueda del éxito, las riquezas, la casa con jardín y la familia con 2 hijos, y para muchos esta es la ficidad, pero el problema es que nunca nos enseñaron que la felicidad puede ser muy diferente para todos y que lo que uno disfruta, el otro lo puede odiar. Pensamos que quizás, simplemente, con abrazar ese momento,juntaremos la fuerza para empezar a ser feliz.

En primer lugar, aunque se empeñen los medios de comunicación y el mundo en demostrRlos, la felicidad no es lo mismo para todos. 

La felicidad es una heladería llena de opciones, en donde para algunos, lo mejor es un helado sencillo de vainilla y para otros el helado triple con leche de almendras y trufas, son lo mejor del mundo. 

Por eso piensa cual es tu felicidad, porque talvez estas luchando por conseguir lo que todos buscan, porque así te lo enseñaron, pero esa no es tu felicidad, y entonces vas por un mal camino y aunque alcances todas las metas que te impuso la sociedad, no te sientes pleno y feliz. Escoge tu camino, y sea cual sea, mientras vayas por el camino correcto, nada te impedirá a llegar a que seas feliz, y no importa cual sea, ya que la base de todo es escoger tu camino libremente, sin prejuicios y consciente de que tu decisión no depende de nada ni de nadie.

Deja un comentario

Your email address will not be published.